viernes, 29 de enero de 2016

La familia Blasco Ibañez - 1867

VALENCIA año 1867,
Fuente de las Cuatro Estaciones, Alameda


Yo nací en Valencia y soy hijo de comerciantes.... contaba Blasco Ibáñez

Vicente Blasco Ibáñez niño, disfrazado de San Juan Bautista

Oficialmente, Vicente Blasco Ibáñez nació el 29 de enero del 1867 pero sobre la fecha exacta del acontecimiento, existen algunas discrepancias. 

Según la última biografía publicada por Javier Varela1 en 2015, y de acuerdo con la partida de bautismo, el recién nacido registrado con el nombre Vicente Antonio Juan, fue  bautizado el 30 de enero de 1867, en la iglesia parroquial de los Santos Juanes de Valencia, de la cual los padres eran feligreses. El documento registraba que el niño  “...nació el día anterior a la una de la tarde, hijo legítimo de Gaspar Blasco, natural de Aguilar y de Ramona Ibáñez, natural de Calatayud”. Los padrinos fueron Antonio Pinilla, natural de Sestrica, un pueblo de la provincia de Zaragoza y  Vicenta Martínez, tía de doña Ramona, natural de Calatayud.
De acuerdo a estos datos, el niño habría nacido el 29 de enero pero según el padre, el acontecimiento ocurrió un día antes: «El día 28 de enero 1867 tuvimos un hijo que se llama Vicente»; como se indica en la biografía escrita por Libertad Blasco, la hija de Blasco Ibáñez.  

Iglesia parroquial de los Santos Juanes, Valencia, año 1870,  Fotografía: J. Laurent, 1870
Otra versión es la que aparece en la biografía publicada en 1977 por Pilar Tortosa, una familiar cercana a Blasco Ibáñez,  donde se sugiere que la fecha correcta sería el 27 de enero, citando a José María Meliá Bernabeu -  Pigmalión (1885–1974), periodista y escritor valenciano,  amigo y secretario del novelista: 
«Íbamos en un tranvía hacia la playa; Blasco Ibáñez había leído un trabajo mío sobre hombres célebres y signos del Zodiaco, y al recordarle yo que había nacido en martes, me interrumpió: —No, me dijo, yo nací en domingo. En las partidas de Bautismo figuran las fechas que se declaran, pero mis padres me dijeron que yo había nacido un domingo 27 de enero.»  
También, la autora menciona otras equivocaciones encontradas en la partida de nacimiento de Blasco Ibáñez: en donde debe decir «comerciante», refiriéndose a la ocupación del padre, se lee «cocinero», y se sitúa la villa de Calatayud, lugar de nacimiento de la madre, en la provincia de Teruel en lugar de Zaragoza. 

Vicente era el primogénito de la joven pareja aragonesa que como la mayoría de aragoneses, tuvieron que dejar sus áridas y frías tierras de origen y emigrar a la capital levantina, atraídas por el paraíso fácil, luminoso, de tierra feraz y clima suave, de Valencia y por el estado floreciente de su comercio.
Los padres, como el propio Blasco los describiera, pertenecen á esa raza brava y rebelde oriunda del Bajo Aragón, cuyas generaciones, invariablemente, como obedeciendo á una tradición, dejan la aridez de sus montañas para marchar á la conquista de las hospitalarias ciudades levantinas, donde la existencia es fácil porque la abundancia de agua y el ardimiento prolífico del sol mantienen perenne en la tierra el espasmo sagrado de la fecundidad.

Gaspar Blasco Teruel, 
el padre de V.Blasco Ibáñez
El padre, Gaspar Blasco Teruel, había nacido en 1842, en Aguilar de Alfambra,  un pequeño pueblo situado a 50 kilómetros de la capital provincial de Teruel, a mil trescientos metros de altitud. Es un sitio de clima duro, con inviernos larguísimos y heladores y veranos cortos y tórridos. Apenas daba su tierra para el cultivo del trigo y avena, patatas y nabos; el agua era abundante pero escaso el regadío, pues la naturaleza fría del terreno hacía inadecuado este aprovechamiento1. La casa familiar todavía se conserva.
Sus padres — Ramón Blasco Grao y Emerenciana Teruel y Martín— gente pobre, habían sido labradores. Gaspar Blasco era el primogénito de seis hermanos. 
A la edad de 12 años, el padre de Gaspar lo llevó a Castellón para que aprendiera el oficio de comerciante en una tienda de tejidos. Después de tres años, se marchó hacia Segorbe, donde permaneció por otros tres años con un pariente, comerciante de coloniales. Luego, en otro comercio de Carcagente duró tres meses y finalmente, en 1861, llegaba a Valencia, colocándose de segundo dependiente en la casa de coloniales Santa Rita, en pleno centro de la plaza del MercadoPasado el periodo de tres años, con los ahorros obtenidos de su trabajo, abrió una tienda en la calle de San Vicente, junto con un socio llamado Dionisio.
En 1866, logra comprar su propia tienda de la calle Jabonería Nueva, cerca al Mercado Nuevo.

Ramona Ibáñez Martínez, 
la madre de Blasco Ibáñez
La madre, Ramona Ibáñez Martínez, sin ser de gran hermosura, poseía una agradable presencia. Alta, delgada, bien proporcionada, su cintura era breve y su andar resuelto. El rostro ovalado y pálido y su alta frente despejada, acentuaban una clara impresión de suficiencia y autoridad. Tenía los ojos negros, rasgados e inteligentes, bajo unas pobladas cejas oscuras; la nariz recta y larga y la boca fina y voluntariosa. Era la primogénita de cuatro hermanos y había nacido en Calatayud en 1842.
Los padres de Ramona gozaban de bienestar económico. El padre estaba empleado en el Ayuntamiento de la villa y la abuela poseía «bastantes casas y muy buenas» en las cercanías de La Seo en Zaragoza.
Ramona fue educada, en un colegio de monjas al igual que solían serlo las hijas de las familias medianamente acomodadas y con cierta tradición social, en una ciudad de provincia recoleta y tranquila.2
Al cumplir los veintitrés añosla joven llegaba a Valencia, llamada por su tía Vicenta Martínez, ama de gobierno del famoso editor don Mariano de Cabrerizo. Ramona y su tía acudían frecuentemente al mercado de la ciudad y también a las tiendas de coloniales cercanas a la Lonja, donde los que atendían eran aragoneses, como ellas. A poco tiempo, la joven conoce a Gaspar Blasco que trabajaba de dependiente mayor en una de estas tiendas.


Interior de una tienda, Valencia, 1905
Luego, el 19 de abril de 1866, Gaspar Blasco y Ramona Ibáñez, venciendo la resistencia de la familia de la joven, a quien no agrada demasiado cierta desigualdad en la afianza, []contrajeron matrimonio en la Iglesia de los Santos Juanes y pasaron a ocupar el altillo o pequeña entreplanta de la tienda de coloniales que Gaspar había adquirido poco antes de su enlace en la calle de la Jabonería Nueva, esquina a la de los Ángeles.2

Casa natalicia de Vicente Blasco Ibáñez

La nueva tienda o comercio que pasó a ocupar la familia Blasco Ibáñez era un local pequeño con dos puertas. La trastienda tenía un sobrado que la familia acomodó para transformarlo en vivienda. En este sobrado nació Vicente Blasco Ibáñez3, en la calle Jabonería Nueva número 8.

 Drogas Abascal , en la plaza del Mercado,
Valencia,
1909


















Luego, la calle fue llamada Flor de Mayo y hoy, es la calle Editor Manuel Aguilar. En 1940, la casa natalicia del escritor valenciano fue derribada y la lápida que lo conmemoraba, se destrozó.

A finales del siglo XIX, la Jabonería Nueva era una estrecha calle , aledaña al llamado Mercado Nuevo, en una barriada popular, ruidosa, con pequeños comercios, tabernas, chocolaterías, droguerías, platerías, tiendas populares con una gran variedad de productos.

Tienda de la Viuda de Salvador Mustieles (1894) en la plaza de Conde Casal, entre las calle Conejos y la calle Magdalenas (ver Plano)
La Competidora, establecimiento de la calle Molino Robella (1907),
 frente a la calle de las Magdalenas (ver Plano)
Plano - Ubicación de la calle Jabonería Nueva


Pilar Blasco Ibáñez, la hermana
El joven matrimonio, tenía una situación económica medianamente acomodada, Gaspar, ansioso de mejorar todavía su situación, permanecía en la tienda hasta bien entrada la noche. Ramona se ocupa, diligente, en las labores del hogar, sin dejar por ello de echar una mirada vigilante al cajón del mostrador.
Los caracteres de los esposos pronto se delimitan claramente. Bondad, tenacidad y conocimiento comercial en Gaspar, que día a día ve aumentar la importancia de su empeño. Inteligencia viva y sana ambición en Ramona, que si bien dotada de un fondo humano compasivo y sensible, en ocasiones sabe mostrarse firme y dura.2

Después del nacimiento de Vicente en 1867, tuvieron otros dos hijos, Ramón y Francisco de Asís, que murieron antes de cumplir la edad de dos años, en 1870 y 1873 respectivamente, y una hija, Pilar, la única hermana del futuro escritor, nacida en 1875.
Años más tarde, en relación con la calle la Jabonería Nueva, Blasco comentaba:...  yo apenas conservo memoria de esta calle, en aquella época, porque mi familia se  trasladó muy pronto á la de San Gil.


El hogar de los Blasco Ibáñez siempre ha sido mencionado como un ambiente amable y acogedor, caracterizado por trabajo, sensatez y ahorro. Vivían  en estrecha comunidad con los vecinos, quienes, atraídos por la simpatía de Gaspar y la energía y disposición de Ramona, comienzan a frecuentar la trastienda, en donde a poco se formará una agradable tertulia que perdurará al correr de los años, y a la que con el tiempo se irán uniendo personas de mayor relieve y condición social.
«Al poco tiempo de fundar su establecimiento, se formó insensiblemente una tertulia junto a su mostrador, sobre el cual, como antorcha simbólica de la rutina comercial, lucía un enorme velón de cuatro mecheros fabricado con más de arroba y media de bronce...» —escribirá más tarde Blasco Ibáñez, rememorando recuerdos en Arroz y Tartana.
Sobre su novela, publicada en 1894, el escritor decía: 
«un día me decidí á construir con todos los recuerdos de mi infancia la novela Arroz y tartana que no es otra cosa que una pintura de la Valencia que yo había visto de niño.»
En esta novela, Blasco Ibáñez recoge la vida y costumbres de la ciudad de Valencia de finales del siglo XIX, ubicando a sus personajes en las calles aledañas al Mercado Central, en las inmediaciones de su casa y la tienda de sus padres.
(en un próximo post)

Valencia, 1888
El Mercado de Valencia, 1900,  Foto: J. Levy

La Lonja y el Mercado de Valencia en 1885,( J. Levy)

Fuentes
El último conquistador: BLASCO IBÁÑEZ (1967-1928), Javier Varela, 2015
La mejor novela de V. Blasco Ibáñez, Pilar Tortosa, 1977
Vicente Blasco Ibáñez, J. L. Roca, 1997
  Genio y figura de Blasco Ibáñez, Emilio Gascó Contell, 1957
  Mis contemporáneos, I. - Vicente Blasco Ibañez, Eduardo Zamacois, 1910


No hay comentarios:

Publicar un comentario